Guia Viajes Virtual Venezuela
Estado Yaracuy

Guía de Viajes del Estado Yaracuy

Turismo en el Estado Yaracuy, Atracivos Turísticos del Estado Yaracuy, División Político Territorial del Estado Yaracuy

 

 

guíaviajesvirtual.com - Venezuela - Turismo Arqueológico del Estado Yaracuy - Sítios Arqueológicos

Turismo Arqueológico del Estado Yaracuy
Sítios Arqueológicos

Sitio Arqueológico Barimira, La Laguna: Se trata de un conjunto de tres piedras que se encuentran en forma vertical cuya figura simula un triángulo isósceles, su base es ancha y una punta angosta, con una altura aproximada de 4 metros. Las piedras están rodeadas por una vegetación alta característica de las zonas montañosas. Su nombre, menhir, es relativo a un tipo de monumento megalítico, elaborado con piedras sin labrar, que consiste en una piedra larga hincada verticalmente en el suelo.

 

 

Sitio Arqueológico El Peñasco, La Laguna: Se trata de un petroglifo de 1,70 m de ancho por 1,20 m de alto que presenta en sus caras una serie de glifos, cuyas figuras son geométricas y antropomórficas o con forma de rostro humano. El sitio se ubica en una zona montañosa rodeada de una vegetación alta.

Sitio Arqueológico La Campera, La Laguna: Se trata de un petroglifo de 75 cm de alto y 1,10 m de ancho que presenta en sus dos caras una serie de glifos, cuyas figuras son geométricas y antropomórficas o con forma de rostro humano. En otro sector de la finca se halla otro petroglifo de 1,15 m de ancho y 1 m de alto. Esta piedra presenta una serie de figuras, diversos rostros antropomorfos, zoomorfos y figuras geomorfas como puntos y líneas. El sitio se ubica en una zona montañosa rodeada de una vegetación alta.

Petroglifos de El Líbano: Ubicado en la Vía La Montaña, sector El Líbano. En una zona intervenida por la actividad agrícola, y en regular estado de conservación, se encuentra una roca de gran tamaño que tiene forma de pared y de la que se presume pudo ser un abrigo rocoso hace tiempo atrás. Sobre su superficie tiene grabado un conjunto de figuras geométricas, antropomorfas y zoomorfas, junto a unas que simulan plantas de manos humanas.

Petroglifos de El Picacho: Ubicado en la Carretera vía El Picacho, desvío que conduce al caserío Garcigonzález. Son seis piedras con figuras geométricas, rostros, círculos con puntos en el centro, círculos grandes con círculos pequeños denominados patas de tigres y otras que parecen figuras antropomorfas. Estas piedras se encuentran en los sectores Los Mochos, Pata de Tigre y Garcigonzález. La piedra de este último sector tapaba una cueva que se encuentra en la cima del cerro, siendo ésta la más intervenida y que muestra una figura en forma de laberinto. El estado de conservación varía de regular a malo, ya que la mayoría de estos petroglifos ha sufrido deterioro a mucho de los motivos que los componían originalmente por la quema en el sector. Son valorados y considerados importantes porque son de los pocos vestigios que existen de las culturas originarias de la región, especialmente los jiraharas. Son parte de la historia local, generalmente visitados por los habitantes y las instituciones educativas del municipio. Muestran signos de intervención. Gracias a las innumerables visitas realizadas a estos sitios no solo por equipos de científicos, sino por la comunidad organizada y las instituciones educativas del municipio, se han mantenido fuera del alcance de saqueadores. Se cuenta con un preinventario hecho por estos grupos. Aun cuando se desconoce la fecha precisa de su realización, se cree que fueron hechos por comunidades indígenas que habitaron la región antes del contacto con los europeos.

Petroglifos Las Tejerías: Ubicado en la Vía La Montaña, sector Las Tejerías, a unos 1.300 m.s.n.m., rodeado de vegetación abundante en palmas, existe un afloramiento rocoso sobre el que fueron grabados gran cantidad de motivos, entre los cuales resaltan variadas figuras geométricas, círculos concéntricos, una greca en el sector Las Aletas muy similar al petroglifo encontrado en la Hacienda Montalbán de la población de Miranda, estado Carabobo, y una figura zoomorfa en el sector Bucarito, la cual ha sido descrita como una especie de lagartija. Estos petroglifos están cubiertos en su mayoría por una capa vegetal, la que los protege parcialmente del sol y otros agentes erosivos. La comunidad organizada de Nirgua los conoce y los tiene registrados como bienes de interés cultural del municipio.

Petroglifos de Campo Amor: Ubicado en la Vía La Montaña, sector Campo Amor. Complejo de ocho petroglifos distribuidos en tres quebradas rodeadas de vegetación abundante, donde predominan los líquenes, musgos y palmas. Dos de los petroglifos se encuentran en el sector La Valereña, dos en el sector El Abasto, uno en el sector Cayetano y tres en la Quebrada Las Puertas. Los motivos que destacan son figuras que simulan cabezas zoomorfas con cornamentas o astas, círculos concéntricos con líneas segmentadas parecidas a rayos y figuras conocidas como patas de tigre u horadaciones circulares en torno a un circulo más grande parecido a una huella. Hay otras figuras similares a manos humanas, rostros triangulares y cuadrados.

Piedra del Indio: Ubicado en Candelaria (San Rafael), Cerro El Indutado. En el Macizo de Nirgua, en un sector conocido por algunas personas como La Candelaria y por otras como Carmelita, sobre una roca de 3,50 m de alto por 1,30 m de ancho, de forma cuneiforme y que se presume no se encuentra en su posición original, fueron talladas una serie de motivos variados, entre los que destacan figuras antropomorfas, zoomorfas y geométricas. Aunque las formas no son de fácil interpretación, se presume que entre las figuras presentes están las de una especie de lagartija de tres dedos y una especie de ave en posición de descanso. A pesar de estar a la intemperie, se mantiene en regular estado de conservación. Se cree que datan de antes de la llegada de los europeos a la zona. Este sitio fue visitado por saqueadores quienes abrieron huecos en los alrededores y movieron la roca de su posición original, pero la comunidad organizada de Nirgua los tiene inventariados y están atentos ante cualquier eventualidad que ponga en riesgo su condición actual.

Petroglifos de La Florida: Ubicado en la frontera entre los estados Yaracuy y Cojedes. En una meseta de difícil acceso, se encuentra una roca de forma rectangular, de al menos 5 metros de largo por 2 metros de alto, conocida como Mamá Piedra por los habitantes del sector. Allí fueron grabados probablemente en el período prehispánico, a pesar de que no se tiene con certeza la fecha, gran cantidad de motivos entrecruzados que asemejan un laberinto sin precedentes hasta la fecha reportada en el país. Su excepcional belleza radica en que cada motivo se encuentra entrecruzado con otro y esto hace difícil su caracterización, sin embargo las líneas curvas y rectas encierran o se acompañan de puntos acoplados. Una roca cerca de ésta tiene grabados unas formas que simulan plantas de pie humanos, logrados gracias a la percusión y la abrasión, aparte de otros motivos amorfos asociados a puntos acoplados. No se conocen reportes científicos para el sitio.

Petroglifos Los Morritos: Ubicado en la Carretera Panamericana Nirgua-Chivacoa, sector Los Morritos. Es un petroglifo cuya roca tiene forma trapezoidal que expone en dos de sus caras motivos en forma de anfibios. Este petroglifo exhibe motivos que son perceptibles a cierta distancia, gracias a la definición de sus surcos y al material rocoso desprendido en su elaboración. Su contexto inmediato es intervenido con frecuencia para realizar actividades agrícolas, por lo que se presentan quemas extensivas que han llegado cerca del mismo, exponiéndolo a altas temperaturas que aceleran su estado de deterioro. No existe material arqueológico asociado al mismo ni fecha precisa de su elaboración, sin embargo, se cree que estos fueron realizados por comunidades indígenas prehispánicas. El sitio no ha recibido visita de especialistas o científicos, aunque la comunidad organizada vela por su cuidado y lo tiene inventariado a efectos de su protección.

Petroglifos de San Mateo: Ubicado en la Vía La Montaña San Mateo, sector Tres Bocas. Son una serie de formaciones rocosas sobre las que fueron grabadas una serie de figuras de diversos tamaños y formas, encontradas en el sector Tres Bocas. Entre las figuras destacan una gran espiral, de surcos muy finos, y de donde se desprenden unas líneas segmentadas como especie de rayos en la parte superior del círculo. Se encuentra dividido por una línea que la corta por la mitad. En algunos textos especializados este tipo de figuras son descritas como un astro, sin embargo se hace necesario realizar investigaciones científicas y sistemáticas en el área para corroborar estas hipótesis. También se reconoce una figura de animal cuadrúpedo, una cruz, una especie de líneas simétricas y opuestas que terminan en espirales simétricos muy difundida en otros complejos de petroglifos en el occidente del país, círculos concéntricos asociados a figuras amorfas y geométricas. El sitio no ha sido reportado científicamente hasta la presente fecha.

 

 

Custom Search