Guia Viajes Virtual Venezuela

Guía de Viajes de Venezuela
Turismo en Venezuela

Atracivos Turísticos de Venezuela, División Político Territorial de Venezuela

Buscar Hoteles en Venezuela

Buscar Hoteles en Venezuela
Buscamos y Comparamos las Mejores Ofertas de Hoteles en todas las Mejores Páginas Webs de Viajes para ayudarte a encontrar tu Hotel Ideal en Venezuela
Mejor Precio Garantizado.

 

 

guíaviajesvirtual.com - Venezuela - Santuario del Dr. José Gregorio Hernández - Isnotú - Estado Trujillo - Venezuela

Santuario del Dr. José Gregorio Hernández

El Dr. José Gregorio Hernández Cisneros, nació en Isnotú estado Trujillo - Venezuela, el 26 de octubre de 1864, siendo sus padres Benigno Hernández Manzaneda y Josefa Cisneros Mancilla, de quienes heredó el deseo de ayudar al prójimo, su gran religiosidad, el carácter y la rectitud en el proceder. Recibió el sacramento del Bautismo en Enero de 1985 en la Iglesia del dulce nombre del Niño Jesús de Escuque, Estado Trujillo. Tres años después fue confirmado por el Obispo de Mérida, Monseñor Dr. Juan Hilario Boset. Sus primeras clases fueron orientadas por el maestro Don Pedro Celestino Sánchez quien dirigía una escuela privada en Isnotù.

 

 

En su adolescencia cursó estudios en la ciudad de Caracas en el Colegio Villegas, administrado por un gran maestro, severo y humanitario, el Dr. Guillermo Tell Villegas, quien instruyó en el adolescente magníficas cualidades morales e intelectuales. El 29 de junio de 1888, recibe del Rector de la Universidad Central de Venezuela el título de Doctor en Medicina. Abrió un consultorio provisional al norte de Caracas, con alegría y la voluntad de hacer obras de caridad, sirviendo a los pacientes y pobres de la Pastora. La experiencia duró hasta septiembre del año 1888, cuando decidió volver a su pueblo natal, con las mismas intenciones y proyectos.

Más tarde fue enviado a la Universidad de París para cursar en la Facultad de Medicina la especialidad de Microscopia, Histología Normal y Patológica, Fisiología Experimental. Tras dos años de profundización y capacitación regresa al país en agosto de 1891, con todo el instrumental y material para crear el Laboratorio de Fisiología Experimental y Bacteriología, por cuenta del Ejecutivo Federal. Esta especialidad fue de gran utilidad para los alumnos de la Universidad Central de Venezuela. José Gregorio Hernández, tan vinculado a la espiritualidad y al amor de Dios decide internarse en la Orden de los Cartujos. El 07 de junio de 1908 parte a Italia con la decisión de ingresar a un monasterio.

Su experiencia solo duró nueve meses de postulantado durante el cual sufrió quebrantos de salud. Estas condiciones motivaron al Superior General a indicarle volver a su vida seglar, al ejercicio de su profesión y a la docencia. Permanentemente el Dr. Hernández anhelaba el sacerdocio y para ello, de acuerdo con el derecho canónico debía renunciar a su profesión de médico y así lo hizo. En abril de 1909, obtuvo la licencia del Arzobispo para ingresar al Seminario en la ciudad de Caracas.

En esta nueva estancia permaneció veinte días, dando muestras de un gran espíritu de mortificación. Pero el designio de Dios para él no iba a ser el presbiterado, su confesor el Arzobispo de Caracas, Monseñor Juan Bautista Castro, ante la permanente solicitud de los universitarios para que volviera a sus cátedras en la Universidad, consideró que el Dr. Hernández debía volver a sus clases y a la atención de los enfermos. Posteriormente se dedicó a cuidar y ayudar a sus pacientes con gran esmero, prefería a los más necesitados pero para todos tenía las mismas atenciones, palabras de aliento y consuelo.

El domingo 29 de junio de 1919, era el aniversario treinta y uno de su graduación de médico. Como de costumbre, asistió al templo parroquial a la Misa Solemne, donde recibió la sagrada Comunión. Poco después fue a buscarlo con urgencia un vecino, para informarle acerca de un enfermo de cuidado; inmediatamente salió con la solicitud habitual, entró a la farmacia de Amadores para proveerse de algunos medicamentos que su paciente pudiese necesitar. Al salir presuroso y aprovechando la parada del tranvía, atravesó la calle sin percatarse que subía un automóvil que al golpearlo lo lanzó contra la acera de la farmacia. Apenas alcanzó a exclamar ¡Virgen Santísima!. Con una herida mortal en la base del cráneo, fue trasladado a toda prisa por el mismo conductor y un transeúnte al Hospital Vargas, pero ya nada se podía hacer. El Pbro. Tomás García Pompa, Capellán hospitalario, le dio la absolución y le administró la Unción dejándole un crucifijo entre sus manos.

El 16 de enero de 1986 José Gregorio Hernández queda reconocido por la Iglesia Digno de Veneración, pero todavía sin culto oficial del público. Luego de su muerte se la han atribuido un sinnúmero de curaciones y milagros, por lo que hace varios años la Iglesia venezolana, inició el proceso de beatificación y canonización. En el lugar en el que hace años estuvo su hogar, se construyó una capilla y un museo en su honor. Esta cuenta con imágenes del buen hombre y con gran cantidad de flores que llevan los creyentes en acción de gracias. El museo tiene en su interior el piano, la silla, la cama, la mesita de noche y el escaparate usados por José Gregorio Hernández durante su vida. Además, posee 14 pinturas que muestran escenas importantes de su existencia y la primera página del periódico El Universal del lunes 30 de junio de 1919, en la que aparece la reseña de su muerte con el titular: "Duelo de la patria y de la ciencia". Es un lugar maravilloso en el que se combina la religión y la devoción hacia el que es bien llamado el siervo de Dios.


Ver mapa más grande

 

 

Custom Search