Guia Viajes Virtual Venezuela

Guía de Viajes de Venezuela
Turismo en Venezuela

Atracivos Turísticos de Venezuela, División Político Territorial de Venezuela

Buscar Hoteles en Venezuela

Buscar Hoteles en Venezuela
Buscamos y Comparamos las Mejores Ofertas de Hoteles en todas las Mejores Páginas Webs de Viajes para ayudarte a encontrar tu Hotel Ideal en Venezuela
Mejor Precio Garantizado.

 

 

guíaviajesvirtual.com - Venezuela - Santuario Nacional Nuestra Señora de Coromoto - Guanare - Estado Portuguesa - Venezuela

Santuario Nacional Nuestra Señora de Coromoto

La Virgen de Nuestra Señora de Coromoto es la patrona de Venezuela. Venerada tanto en la ciudad de Guanare, donde apareció hace aproximadamente 350 años, como en todo el país. El Santuario Nacional Nuestra Señora de Coromoto, está ubicado en el Poblado Quebrada de la Virgen, sobre el sitio de aparición de la Virgen por segunda vez al cacique Coromoto, fue un proyecto realizado por el Arquitecto Erasmo Calvani en el año de 1975, la obra se inició en el año 1980.

 

 

Su construcción es totalmente de concreto de obra limpia, su altura varía entre 76 y 68 metros. Estructura única en el mundo, llamada doble hiperboloide elíptico. Cuenta con dos torres paralelas de aproximadamente 80 metros de altura y con un cimborrio (especie de cúpula) de 54 metros aproximadamente. En la girola se pueden admirar bellos vitrales, obra del artista Guillermo Márquez. Tiene pisos de mármol y tres altares, incluyendo al altar mayor. Se construyó totalmente en concreto obra limpiase con una estructura única en el mundo, llamada doble hiperboloide elíptico conocida también como cimborrio. Bajo el cual (en la girola) se aprecian los vitrales, obra del artista Guillermo Márquez, quien desarrolló un sistema nuevo de montajes en nervios de concreto. Fue inaugurado el 10 de Febrero de 1996 por su Santidad Juan Pablo II, quien vino a Venezuela a inaugurar y bendecir este Santuario que hace de Portuguesa y su capital, Guanare, la Capital Espiritual de Venezuela. La primera imagen que ofrece el templo desde sus vías de acceso se traduce en una maravillosa e impresionante experiencia para el viajero.

Debajo del Santuario se encuentra la cripta, con una superficie de 3500 mts2, donde funcionan capillas menores, sala de conferencias y museos iconográficos. El Museo Coromotano; donde se exhiben piezas antiguas de gran calidad, así como colección de placas de favores concebidos de la Virgen de Coromoto a sus devotos. Y el Museo del Papa; donde se encuentran resguardados todos los atuendos (Mitra, Sotana, Cáliz, Silla Papal, entre otros) utilizados por su Santidad Juan Pablo II en su visita. Tiene capacidad para dos mil quinientas personas, estacionamiento y áreas verdes ideales para descansar o realizar un picnic luego de la visita. Tiene una fuente de soda y una tienda. Los espacios de este sagrado rincón, resultan tan acogedores, que invitan al descanso y esparcimiento. Incluso hay quien se anima a realizar picnic familiares y pasear en bicicleta por sus rincones. Además la magnificencia de esta gran obra, atrae a multitudinarias peregrinaciones desde todos los lugares del país.
Las horas de visita son de 8:00 a.m. a 5:00 p.m.
Se celebran misas en las capillas a las 7:00 a.m. de lunes a viernes, y en el templo los sábados y domingos a las 8 a.m., 11 a.m. y 2:30 p.m.

Según cuenta la historia, un día de 1652, el cacique Coromoto y su mujer atravesaban una corriente de agua y vieron una Señora de extraordinaria belleza que les dijo en su idioma: "Vayan a casa de los blancos y pídanle que les eche el agua en la cabeza (el bautismo) para poder ir al cielo". Casualmente un español llamado Juan Sánchez, pasó por ahí y el Cacique Coromoto le relató lo sucedido. Juan Sánchez entonces le pidió que se alistara con la tribu, que el pasaría dentro de ocho días a fin de enseñarles todo lo necesario para echarles el agua. Varios de los indios recibieron el bautismo, no así el Cacique quien echaba de menos la selva donde el mandaba y no tenía que obedecer. Esto lo hizo preparar su huida. Al anochecer del sábado 8 de septiembre de 1652, llegó el Cacique de los Coromoto triste y disgustado a su choza, sin decir palabra se tiró en su barbacoa. En la choza estaba la Cacica, su hermana Isabel y su hijo, un indiecito de 12 años (Es, por cierto, la única vez que la Santa Virgen aparece a una familia). De todo su ser se desprendían copiosos rayos de luz, "como los del sol cuando está en el mediodía". Bajo la influencia de estos inesperados resplandores, que cambiaron las tinieblas de la noche en la claridad del día, el Cacique volvió la cara y vio a la misma "bella señora", que hacía meses había contemplado, pues estaba como un sello en su memoria. Mientras tanto el gozo de las indias y del niño era inmenso, al contemplar aquella criatura sin igual. El cacique pensó que la Virgen le reprocharía su actitud, de no querer aprender la doctrina cristiana. Dirigiéndose a la señora le dijo con enojo: "¿Hasta cuándo me haz de perseguir?, bien te puedes volver, que ya no he de hacer lo que me mandes. Por ti dejé mis conucos y he venido aquí a pasar trabajos." La mujer del Cacique le dice a su marido: "No hables así con la bella mujer ni tengas tan mal corazón". El Cacique montado en cólera, da un salto fuera de la barbacoa, coge el arco y una flecha puntiaguda, con la torcida intención de amenazar con ella a la "bella señora", y le dice: "¿Con matarte me dejarás?" En este preciso instante, la excelsa señora entró en la choza, sonriente y serena; se adelantó y se acercó al cacique, y este arrojó el arco contra el suelo; y se lanzó entonces sobre la bella señora, con un movimiento de agarrar a la santísima Virgen, pero al punto la Reina del cielo desapareció. La india Isabel le dijo ¿Sabes lo que ha sucedido? El indio contestó: Aquí la tengo. A lo que respondieron las indias: "Muéstranos para verla". El Cacique abrió la mano y los cuatro indígenas reconocieron ser aquello una imagen y creyeron que era la "bella señora". La diminuta imagen despide rayos luminosos que producen gran resplandor y creen los indios ser fuego natural que la Gran señora lanza sobre ellos. La Virgen y el Cacique Coromoto están representados a través de dos imágenes, ubicadas en una fuente artificial, en la que se simula la primera aparición de la "bella señora". Allí los feligreses se congregan para orar y dar gracias a la Virgen Mana, algunos tocan el agua y luego se hacen la señal de la cruz, mientras realizan un recorrido visual por la historia de nuestra fe.


Ver mapa más grande

 

 

Custom Search