Guia Viajes Virtual Venezuela
Estado Monagas

Guía de Viajes del Estado Monagas

Turismo en el Estado Monagas, Atracivos Turísticos del Estado Monagas, División Político Territorial del Estado Monagas

Buscar Hoteles en Venezuela

Buscar Hoteles en el Estado Monagas
Buscamos y Comparamos las Mejores Ofertas de Hoteles en todas las Mejores Páginas Webs de Viajes para ayudarte a encontrar tu Hotel Ideal en el Estado Monagas
Mejor Precio Garantizado.

 

 

guíaviajesvirtual.com - Venezuela - Sitios Arqueológicos del Estado Monagas - Turismo Arqueológico

Sitios Arqueológicos del Estado Monagas
Turismo Arqueológico

Gruta de los Morrocoyes: También conocida como Gruta de Corral Viejo, está ubicada a 15 kilómetros de la población de Aragua de Maturín, en las cabeceras de Guayusa. Se trata de una cueva que presenta un promedio de 300 y 350 pictografías sobre sus paredes. Estas pinturas de motivos geométricos y abstractos, están trazadas con pigmentos de tonalidades rojas, naranjas, blancas y cremas, que fueron preparados a base de minerales como el yeso, el óxido de hierro (colorante rojo), y posiblemente algunas sustancias orgánicas obtenidas de resinas y plantas tintóreas. Esta cueva atrajo la atención de diferentes investigadores y organismos sólo en tiempos relativamente recientes, específicamente a principios de los años noventa del siglo pasado, a pesar de ser un sitio conocido por los campesinos asentados cerca de Aragua de Maturín, y quienes la han utilizado como paradero o corral para las bestias de carga. Ha sido explorada por el Grupo de Investigación y Exploración Carún, el Instituto de Artes Plásticas Eloy Palacios, la Sociedad Venezolana de Espeleología, la antigua Dirección de Patrimonio Cultural del Consejo Nacional de la Cultura, y el Instituto del Patrimonio Cultural.

 

 

Tratandose de una Manifestación prehispánica y en base a sus características, algunos investigadores las han asociado con indígenas de filiación lingüística arawak que se asentaron en el oriente del país desde las primeros siglos de la era cristiana, o según otros, con grupos indígenas de lengua caribe, emplazados en el área desde el el siglo X d. C. y en adelante. La semejanza de algunas de las pinturas con pictografías y petroglifos cercanos a sitios muy antiguos ubicados en las Antillas, parece respaldar la primera posibilidad. No obstante, el conocimiento de que indígenas como los Chaima, descendientes de esos grupos caribes prehispánicos, realizaban ceremonias dentro de cuevas y utilizaban pigmentos blancos y rojos, pudiese ser soporte del segundo argumento. Hay que decir que todavía en la actualidad, parientes etnolingüísticos de los chaima, los kari'ña y los wanai, le dan gran relevancia a las cuevas en sus ceremonias religiosas y ritos funerarios. Al igual que la gruta de Los Morrocoyes, algunas de estas cuevas también tienen pinturas rojas y blancas en sus paredes.

La Gruta de Los Morrocoyes exhibe elementos pictográficos comunes con otras cuevas situadas en los estados Amazonas y Bolívar. Sin embargo, a diferencia de las cavidades ubicadas en el sur del país, no se le dio un uso funerario, pero seguramente las actividades que se realizaban en su interior estaban relacionadas con elementos ideológicos de tipo religioso. Lamentablemente, la Gruta de los Morrocoyes presenta significativas alteraciones como rayaduras (grafittis) y otros daños, que de no ser controlados a tiempo, conducirán a la pérdida irreparable de tan extraordinario patrimonio cultural, no sólo del municipio Piar, sino del todo el país. La autoridad municipal deberá iniciar un procedimiento para salvaguardar este bien o para obligar a su conservación, notificando al Instituto del Patrimonio Cultural sobre sus actuaciones.

Colección Paleontológica del Museo Alejandro de Humboldt: Forma parte de las instalaciones ubicadas en las inmediaciones de la Cueva El Guácharo, en el Monumento Nacional Parque Nacional El Guácharo Alejandro de Humboldt, y comprende una exposición permanente de estalactitas, estalagmitas y fósiles de dicha cueva. La colección paleontológica es de gran importancia para el desarrollo de la actividad turística en el municipio y es valorada en vista de la composición histórica y cultural que posee. Se encuentra conformada principalmente por géneros moluscos, los cuales vivieron enlas épocas remotas de la historia terrestre y han pasado a través de los períodos del terciario y el cuaternario, hasta la actualidad. Estos géneros de moluscos (caracoles) pueden ser marinos de agua dulce y terrestre que han adaptado su singular modo de locomoción -movimiento- a un amplio abanico de hábitats terrestres y acuáticos. Son de la clase gasterópodos y su composición mineralógica principal es de carbonato de calcio, cristales de dragonita y sílice. Además, en la misma colección se observan variedades de cuarzo blanquecino de distintos tamaños.

Yacimientos Arqueológicos en el Municipio Sotillo: En diferentes zonas del municipio Sotillo se han registrado yacimientos arqueológicos que evidencian la existencia de comunidades indígenas en el lugar hacía ya mucho tiempo. A 3 km del centro poblado Los Barrancos de Barrancas se halla un yacimiento arqueológico conformado por material cerámico, donde se ha encontrado restos óseos humanos en los cortes de las barrancas, que se presume datan de los años 1.000 A.C y 400 años D.C. Actualmente la mayor parte de este yacimiento se encuentra bajo agua. Cerca del lugar se ubica un poblado de campesinos, terreno de vegetación de bosques secos tropicales, con tierras utilizadas para los cultivos, ganadería y erosión del río. Su clima es tropical de sabana lluviosa con estación seca y suelo arcilloso. Debido a su valor, el lugar ha sido visitado frecuentemente por saqueadores.

El yacimiento Cerro Los Cocos, ubicado en el caserío homónimo, data de hace 400 o 700 años D.C. Posee una topografía levemente inclinada y plana, suelo arcilloso de color pardo oscuro. Presenta restos de cerámicas afloradas en las laderas. Su vegetación está intervenida por diferentes cultivos y ganadería. Sin embargo, este lugar es objeto constante de saqueos.

El yacimiento arqueológico de Guarguapo, ubicado en la Isla de Guarguapo, comprende un área plana sin barranco. Concentra abundante material cerámico disperso y alterado por las talanqueras domésticas como escasos huesos humanos y posibles hachas petaloides. En verano, la ensenada es un estero, el camino más cercano es por el margen izquierdo del Orinoco, río arriba desde Barrancas. En el terreno hay un área intervenida de 37 tierras agropecuarias, entre ellos, cultivo de coco, así como cría de animales domésticos y ganadería. El clima es de bosque seco tropical.

El sitio arqueológico del Sector La Ceiba, ubicado a orillas de la Laguna Sabaneta, actualmente abarca terrenos de cultivos de yuca y plátano. Sin embargo se cree que es sitio arqueológico que data de hace 400 o 700 años D.C. El clima es de sabana, con estaciones de lluvia y sequía. La vegetación está intervenida por cultivos y actividades ganaderas. Este sitio conserva gran valor histórico para la comunidad y debe ser preservado.

En el Yacimiento Arqueológico de El Saladero, ubicado al sur-este del caserío homónimo, cerca del río Orinoco, se observan restos de cerámica prehispánica, correspondientes a 900 A.C. Se observan además cuatro ruinas, pertenecientes antiguamente a una empresa que funcionó desde 1912 hasta 1914. El río ha erosionado parte del yacimiento causando derrumbes.

En el Yacimiento Arqueológico de Sorondo, ubicado cerca del pueblo Barrancas del Orinoco, se conserva material cerámico, restos humanos, huesos de animales, lítica y hachas, entre otros materiales. El suelo es arcilloso, la topografía es ribereña, con clima de bosque seco tropical, con una temperatura media de 29 ºC. El terreno está intervenido para actividades de ganadería y de cultivo. Muchos de estos objetos encontrados son vendidos.

El Sitio Arqueológico de Punta de Piedra, localizado en el sector norte del río Orinoco, posee abundantes fragmentos de cerámicas, líticos y restos óseos humanos en una pequeña entrada del río, actualmente inundada. Tiene un clima completamente de bosque seco tropical, cuya temperatura oscila entre los 22 y 29 grados, y la precipitación es de 100 a 1800 mm anuales. Posee un área intervenida donde se cultiva mango y se realizan actividades ganaderas.

En el Yacimiento Arqueológico de Apostadero, ubicado en la zona este del río Orinoco, se observa material cerámico lítico y restos óseos humanos en los cortes de las barrancas. Sin embargo, la mayor parte se encuentra actualmente bajo agua. Se cree que posiblemente los materiales hallados en el lugar corresponden, como los demás, a la cultura prehispánica, y datan de hace 1.000 A.C. Algunos de sus terrenos también son utilizados para actividades ganaderas.

El Yacimiento Arqueológico de Barrancas es un sitio similar al yacimiento Saladero, a diferencia que sobre él se construyó el centro poblado que le da el nombre. Se han hallado sin embargo, restos de cerámicas y humanos, y material lítico. Se cree que estuvo asentada allí una aldea indígena. Su área está intervenida por las actividades agropecuarias. Barrancas es uno de los centros poblados más antiguos del país.

Por último, en el Yacimiento Arqueológico La Emergilda, localizado también en Barrancas, se encontró material cerámico prehispánico. En su planatopografía se observan cultivos y espacios para la ganadería. Las personas que viven en los poblados donde hay yacimientos reconocen su valor histórico y cultural, pero aun así utilizan los terrenos para actividades agrícolas, y además, venden con regularidad los objetos hallados a turistas. La institución responsable de este bien está en la obligación legal de tomar las medidas necesarias para conservarlo y salvaguardarlo, notificando al Instituto del Patrimonio Cultural sobre estas actuaciones.

 

 

Custom Search