Guia Viajes Virtual Venezuela
Estado Lara

Guía de Viajes del Estado Lara

Turismo en el Estado Lara, Atracivos Turísticos del Estado Lara, División Político Territorial del Estado Lara

Buscar Hoteles en Venezuela

Buscar Hoteles en el Estado Lara
Buscamos y Comparamos las Mejores Ofertas de Hoteles en todas las Mejores Páginas Webs de Viajes para ayudarte a encontrar tu Hotel Ideal en el Estado Lara
Mejor Precio Garantizado.

 

 

guíaviajesvirtual.com - Venezuela - Tradiciones del Estado Lara

Tradiciones del Estado Lara

Las Manifestaciones Culturales del Estado Lara, son muy variadas y ricas en colorido y tradición. Usualmente son de carácter religioso y su origen se remonta a la época colonial. En el Estado Lara se mezclan distintas y variadas manifestaciones culturales del folklore que enriquecen de manera evidente la sociedad del centro-occidente del país. Dichas fiestas se celebran a lo largo de todo el año en los diferentes municipios que conforman el estado. Algunas de estas manifestaciones folklóricas típicas son:

 

 

El Tamunangue: Festividad autóctona del estado Lara que se realiza el día de San Antonio (13 de junio). Se compone de una serie de piezas diferentes, todas bailables, como son: la Batalla, la Vega, el Poco a Poco, el Galerón y el Seis Figurado. El conjunto lo integran cuatro, maracas y un tambor tipo curnaco. El día 12 se da inicio a la celebración con la realización del velorio.
A la medianoche rompe el tamunangue y se bailan los distintos sones ya mencionados. El objetivo de la celebración es pagar promesas al Santo, por tanto se realiza en la casa donde se haya concedido un favor, "rompiéndose así un tamunangue", según expresión local. Este baile no es exclusivamente de El Tocuyo, sino de toda la región comprendida entre esa ciudad y Curarigua, los lugares donde se acostumbra son El Tocuyo, Barquisimeto, Quíbor, Curarigua, San Antonio y Sanare.
Está considerado como una de las expresiones folclóricas más interesantes de América. Siempre inician el canto con una Salve, cuya letra es la misma de la oración, así llamada, que ellos cantan como un tono. Sigue la parte llamada la Batalla que es una esgrima del garrote al compás de una música descriptiva. De resto, es una serie de danzas religiosas efectuadas en honor a un determinado Santo, es costumbre desde tiempos muy remotos en varias regiones de España. Cuando lo danzan las mujeres del campo, ellas lo interpretan como un rito, lo danzan en actitud de quien está orando, con la vista baja en el suelo y entonces el Tamunangue adquiere su sello característico de grandeza, de serenidad.
El Golpe: Es la manera más genuina de interpretar joropo en el Estado Lara. Se puede ejecutar en cualquier momento del año sea para animar una fiesta familiar, como para acompañar una celebración popular de la tradición local. Su característica fundamental es el canto a dúo -donde cada primo o tenor va con su tercer- estilo único en el país. En El Golpe se acostumbra el uso de un pequeño estribillo, del cual deriva normalmente en el nombre de la pieza, que después de un interludio musical se alterna con las coplas, muchas veces improvisadas o sacadas del imaginario popular.
Para la interpretación de El Golpe, el larense dispone de toda una familia de instrumentos de cuerdas: El cuatro, el cinco y el seis, junto a las maracas y la tambora, que producen una sonoridad particular, de amplio registro y volumen orquestal. Por supuesto, también se pueden encontrar en la región joropos instrumentales interpretados con violín como solista.
Aun cuando en todo el país el joropo se define ante todo como un baile, en Lara no hay acuerdo de si El golpe es o no bailable. Lo que si es cierto es que ¡Ah Mundo El Tocuyo! es la expresión nostálgica que le brota de la garganta al tocuyano cuando lejos de su terruño, escucha entonar un Golpe: Esa forma musical que los hijos de El Tocuyo defienden como suya, con tanto celo y orgullo que insisten en que no hay un Golpe larense sino El Golpe tocuyano. Seguramente, porque son los tocuyanos quienes más la cultivan, además de considerarla originaria de su región por aquello de que El Tocuyo fue Ciudad Madre de Ciudades.
Romerías del Niño: Desde la población de Barbacoas parten, con destino a Hato Arriba y Sabaneta, dos pastores llevando cada uno de ellos una imagen del Niño Jesús. Ambas imágenes visitan las poblaciones vecinas, donde son recibidas con honores y cantos. A medida que se acerca el 24 de diciembre, el Niño es conducido por veredas y caminos (jamás por carreteras) hasta los senderos del pueblo, donde los provenientes de Hato Arriba lo llevan a la casa de "Doña Simona" y los de Sabaneta al hogar del "Señor Aquilino", que son dos personas que adquirieron estos nombres para tal evento.
En las casas encionadas, la gente espera que sean las nueve de la noche para cantar salves, velorios y aguinaldos en honor al Niño; al repique de tres toques de campana, los que se encuentran en las casas se dirigen con la imagen a la Casa de los Poderes donde se produce el encuentro. Los presentes saludan a las figuras del Niño Dios con una reverencia y las colocan en un nicho, y se conducen a la iglesia. Aquí se celebra una misa y al concluir ésta, continúa la fiesta de nochebuena. Las romerías comienzan a principios de diciembre y se repiten a fines de año, culminando el 31 de diciembre con la misa de gallo y el inicio del Año Nuevo.
Fiestas de Locos: El 28 de diciembre, día de Los Santos Inocentes, se celebra en Barbacoas la fiesta de "Los Locos", la cual consiste en un grupo de hombres disfrazados que recorren las calles del pueblo, representando figuras como el padre, la madre, las muchachas, el alcalde y los policías (armados con peinillas de madera). Estos personajes tratan de evitar por todos los medios que los asistentes se roben a las muchachas del lugar. Las personas que participan en la llamada "loquera", deben prender a sus ropas algún distintivo o divisa que las identifique.
De esta manera, los "locos" van por las calles bailando al compás de la música interpretada por un conjunto local, mientras los "policías" mantienen el orden e imponen multas a los penados, cuyo pago es usualmente una botella de licor. La fiesta termina cuando sueltan a los "presos" y las muchachas aceptan a aquellos que las captaron.
Rogativas a San Felipe " El Indio": Cuando algún problema de la localidad (como la falta de lluvias o la escasa cosecha) se hace esencial, se saca la imagen de San Antonio en procesión por las calles del pueblo mientras los habitantes le rezan ininterrumpidamente el Padre Nuestro y el Ave María, acompañados de un cuatro. Luego, en su honor, celebran un pequeño velorio donde los asistentes improvisan y dedican versos al Santo para hacerle la petición. Esta manifestación cultural es originaria de Barbacoas, en donde se dice que la imagen del Santo perteneció a los indígenas de Guayaco, razón por la cual se le dio el nombre de San Felipe "El Indio". Rosario de Ánimas:
Manifestación religiosa que consiste en rezar, durante nueve noches y por las calles del pueblo, rosarios a las ánimas benditas del Purgatorio. La procesión parte de las puertas de la iglesia y va hasta el cementerio. Entre los asistentes se escoge una persona que representa al "Ánima Sola", quien pide al Padre Nuestro para entrar al cielo, mientras otro personaje toca unas campanillas clamando por la oración. Los creyentes portan velas encendidas durante el trayecto, al llegar al campo santo las dejan allí y cada cual regresa a su respectiva casa.
La Bamba: Es una especie de baile de galanteo en el cual los participantes tiene la ocasión de improvisar y decir coplas dedicadas a su pareja de baile. Los versos pueden tocar como tema algún pedimento, rechazo o sentimiento amoroso. Puede ser jocosa o satírica, pero evitando herir a la pareja. Tiene procedencia española y se realizaba periódicamente hasta 1972. Desde ese entonces se ha perdido la tradición, aunque hoy día se efectúa en algunas poblaciones cercanas a Barbacoas.
El Juego del Garrote: El Tocuyo tiene un valioso Patrimonio Cultural que le pertenece a la generación de hoy del mañana del estado Lara. El Juego del Garrote Tocuyano, una de las mejores tradiciones de nuestra gente, ha sobrevivido gracias al Tamunangue, danza que se inicia con "La Batalla" (Juego de Garrote Figurado), en la cual dos hombres en honor a San Antonio, realizan un ritual religioso ejecutando movimientos básicos que, si los batalleros son conocedores del Juego de Garrote, lanzan palos al cuerpo que son defendidos con arte y destreza. Este juego que se distingue por sus características particulares y su arraigo popular no sólo es un método de autodefensa, sino también es un ejercicio apropiado para el fortalecimiento físico.
Características del juego de Garrote Tocuyano:
Juego de El Tocuyo: Cada uno de los Juegos de Garrote que existen en la Ciudad Madre de Venezuela, son diferentes en algunos aspectos. El juego de los maestros Baudilio Ortiz y Valentín Pérez, se distinguen por la habilidad en los pies para retroceder en la defensa y en las manos para rechazar ataques laterales. El método de garrote del maestro León Valera, es muy impresionante por la gran variedad de técnicas que se utilizan para atacar y defender. Se practica con ambas manos, golpeando desde los pies hasta la cabeza en forma lateral o verticalmente. El programa de enseñanza se basa en siete (7) líneas, que combinan cada una, varias técnicas de defensa y ataque, con las cuales el estudiante adquiere la habilidad necesaria para mantener la destreza en el combate.
Juego de Guárico: El Juego de Garrote de la población de Guarico, es conocido como "El Juego Centrado", el cual permite lanzar palos por cualquier parte del cuerpo. El maestro Ramón "Chirilo" Colmenares juega garrote hincado de rodillas y acostado en el suelo, para él la técnica más peligrosa es el "Barre Campo", pero cuando se s orprende al adversario. El juego de rodillas surgió después que un negro convencido se hinca ante el Santo y es atacado por la espalda por un incrédulo. Con gran habilidad se defiende hasta desarmar a su adversario, quien termina por creer en los milagros del Santo, soltando ambos los garrotes en señal de arrepentimiento.
Juego de Los Humocaros: El Juego de Los Humocaros tiene tres batallas: Juego del Garrote, Juego de Cuchillos, Juego con Machetes.
Los Zaragozas: La fiesta de Los Zaragozas pertenece a esa celebración de amplia dispersión en los estados andinos conocida como locos y locainas, que, por alguna razón, en Sanare y Guárico adquirió nombre propio. Se celebra cada 28 de Diciembre, cuando la Iglesia conmemora el Día de los Santos Inocentes en recordación de aquel asesinato colectivo de niños, ordenado por Herodes, la fallida intención de eliminar el Niño-Dios. Para la tradición popular ése es un día de locos y actos disparatados. En su esencia, esta celebración reúne símbolos opuestos.
Por una parte está la actitud devocional, representada en la misa y el cumplimiento de promesa según las normas de la Iglesia, junto a ritos populares de rezos y cantos ante una pintura que muestra aquella cruel matanza relatada en el Nuevo Testamento; y por la otra, la conducta festiva de los enmascarados, la música, el baile, los excesos, la alegría, y la inversión de roles, más bien propios del carnaval. En los inicios estos mamarrachos eran temidos por niños y adultos por las fechorías que realizaban ese día, invadiendo casas y robando comida y bebidas de los pobladores.
De manera que aquí están sincretizados el espíritu y la devoción cristiana con el derroche carnavalesco y pagano. La explicación parece remontarse a tiempos medievales europeos cuando se festejaba la fiesta de los locos en días comprendidos entre Navidad y Año Nuevo. Allí las parrandas enmascaradas recorrían las calles, abundaban hombres con trajes y máscaras femeninas que cantaban canciones obscenas hasta en el atrio de las iglesias.
Estos festejos estuvieron tan cargados de elementos paganos que fueron muy criticados y perseguidos, especialmente por los líderes de la Iglesia, quienes, buscando extinguirla, la asimilaron al Día de los Inocentes. Sin embargo, como lo revela la fiesta de Los Zaragozas, aquellos actos paganos no desaparecieron sino que se fusionaron con los ritos religiosos y hoy constituyen una viva expresión de la idiosincrasia sanareña. En el recorrido van todos tras la imagen de los Santos Inocentes, seguidos por los músicos y más atrás todos los trajeados de zaragozas que se mueven libremente, mientras marcan con el paso el acento básico de la música propia de la fiesta.
Una vez concluida la misa los enmascarados se congregan en el exterior frente a la entrada del templo cristiano y allí bailan cargando a aquellos niños a quienes, según la fe creyente, los Santos Inocentes les han restablecido de salud, por lo que sus madres pagan promesa. Miles de visitantes de pueblos vecinos y turistas se congregan ese día en Sanare para compartir esa fiesta popular. Posteriormente toda la comitiva recorre las calles del pueblo cantando y bailando libremente hasta casi finalizada la tarde cuando exhaustos, se retiran a sus hogares mientras los músicos y algunos disfrazados regresan al altar de la Capitana María González, de donde partieron, para formular las últimas oraciones en compañía de algunos creyentes y así realizar EL ENCIERRO.

 

 

Custom Search