Guia Viajes Virtual Venezuela
Estado Falcón

Guía de Viajes del Estado Falcón

Turismo en el Estado Falcón, Atracivos Turísticos del Estado Falcón, División Político Territorial del Estado Falcón

Buscar Hoteles en Venezuela

Buscar Hoteles en el Estado Falcón
Buscamos y Comparamos las Mejores Ofertas de Hoteles en todas las Mejores Páginas Webs de Viajes para ayudarte a encontrar tu Hotel Ideal en el Estado Falcón
Mejor Precio Garantizado.

 

 

guiaviajesvirtual.com - Venezuela - Santa Ana de Coro Estado Falcón

Santa Ana de Coro Estado Falcón


Ver mapa más grande

Santa Ana de Coro es la capital del estado, fundada el 26 de julio de 1527 por Juan de Ampíes en un antiguo asentamiento caquetío ubicado en el extremo sur del istmo de los Médanos, un sitio urbano que en ese mismo año fue nombrado cabildo. Su crecimiento y expansión fueron acelerados. Santa Ana de Coro fue la primera capital de la nación, sede del primer gobierno de Venezuela, del primer obispado y de la ciudad pontificia con la primera catedral del país, pero perdió sus privilegios en 1546, fecha en que las autoridades civiles se trasladan a El Tocuyo y en 1637 las eclesiásticas se trasladaron a Caracas. Por este motivo, la ciudad de Coro se encontró abandonada gran parte del siglo XVII y es a fines del mismo cuando empieza a recuperarse. Coro significa viento en lengua arawaca, nombre muy bien puesto pues los alisios se desplazan rápidos hacia el este casi todo el año. Pese a su aridez, aquí la belleza tiene cien rostros distintos.

En Coro se mantienen muchos barrios cuyos orígenes se remontan al siglo XVII, como Pantano Arriba, Pantano Abajo, Pantano Centro, San Nicolás y San Gabriel; y otros son del XVIII como El Tanque, Guinea y Los Ranchos. Posteriormente surgieron otros barrios populares como Chimpire y Cabudare, hacia el este de la ciudad. Todos conservan en gran medida su ritmo vital, combinando el uso residencial con el comercial y arraigados en un ambiente arquitectónico tradicional. En ellos habitan artesanos que mantienen vivo el legado constructivo que recibieron, en muchos casos, de sus padres y abuelos. Su existencia en la ciudad es determinante para poder interpretar hoy su historia y crecimiento y como área de protección del área declarada Patrimonio de la Humanidad. El colorido de las paredes pintadas con tonalidades intensas sobre la base del rojo, amarillo y ocres, mantiene esa atmósfera de alegría, típica de los pueblos costeros.

El 9 de diciembre de 1.993, la UNESCO (UNITED NATIONS EDUCATIONAL SCIENCE CULTURAL ORGANITATION) en la ciudad de Cartagena de Indias, Colombia, declaró a la ciudad de Coro y su Puerto Real de la Vela, Patrimonio Cultural de la Humanidad. La declaratoria se hizo según los criterios IV y V de la convención que rige el Patrimonio Mundial. Según estos dos juicios, el bien declarado ofrece" un ejemplo eminente de un tipo de construcción o de un conjunto arquitectural que ilustra un período histórico significativo" y un ejemplo eminente de "lugar tradicional de habitación humana, representativo de una cultura y vulnerable ante el efecto de mutaciones irreversibles". Los dos criterios vienen a reafirmar el mérito de la ciudad de Coro y su Puerto Real de La Vela, como el conjunto arquitectónico de barro mas importante de Venezuela y el mas valioso de la cuenca del Caribe. De todas las ciudades venezolanas, es Coro la que ha conservado en su trazado urbano una "retícula libre propia de las ciudades andaluzas y canarias de fines del siglo XV", con cierre de perspectivas y "espacios públicos a modo de patios abiertos al común. Ha cultivado a través de su historia todas las técnicas hispanas e hispano-aborígenes. La Vela, por otra parte, "ofrece el mas completo repertorio de elementos de influencia holandesa en el área inmediata a la ciudad de Coro" y contiene un invalorable conjunto arquitectónico doméstico hecho en barro (bahareque y adobe) que singulariza y prolonga junto al mar de la ciudad de Coro.

El perfil urbano de Coro se caracteriza por su homogeneidad, rasgo otorgado en gran medida por la horizontalidad del terreno sobre el cual se emplaza. Sin embargo, el incremento de las actividades comerciales en el área de valor histórico de la ciudad ha alterado parte de su tipología urbana. Los inmuebles habitacionales corianos, la mayoría de un solo piso, grandes fachadas, zaguanes y patios con corredores, no difieren en gran medida de otros inmuebles tradicionales de otras zonas del país, aunque sí se adaptan a las condiciones climatológicas de la zona. Los elementos constructivos sobresalientes son los muros de adobe y bahareque, techos de caña brava y cubiertas de tejas; la ornamentación es homogénea, pero hay variación cromática.

Coro posee un casco histórico de múltiples obras de uso residencial, religioso, militar, gubernamental, comercial y recreacional; muchas de ellas declaradas Monumentos Históricos Nacionales. En ella se puede recorrer, la Zona Colonial con sus calles empedradas, comenzando en la calle Zamora. Coro, la ciudad de calles empedradas guardan celosamente todas las edificaciones coloniales más importantes. Algunas de las más representativas son: La Catedral ubicada en la Calle Talavera, frente a la plaza Bolívar, su construcción data de finales del siglo XVI aproximadamente. Templo de fachada de dos cuerpos o niveles y de estilo renacentista (estilo artístico de los siglos XV y XVI) que posee un portal principal enmarcado por pilares decorativos de sección semicircular. La catedral cuenta en su frontón con una cornisa en su parte superior, sobre la cual hay una moldura triangular y dos vanos (aperturas) con arcos. Posee una planta irregular dividida en tres naves o cuerpos, la principal separada de las laterales por series de arcos de medio punto apoyados sobre columnas circulares con capiteles de estilo toscano. El presbiterio (espacio entre el altar mayor y el último peldaño que conduce a él) está separado por un arco de medio punto y posee una capilla. cuenta también con una torre campanario de planta cuadrada cuyo acceso es interior y cuya fachada está ornamentada con franjas. Este inmueble, reformado totalmente entre 1927 y 1928 con motivo del Congreso Mariano hasta el punto de cambiar las formas originales con que había sido creado tres siglos atrás, fue declarado Monumento Histórico Nacional según Gaceta oficial N° 26.320, de fecha 2 de agosto de 1960. Frente a la Catedral se encuentra La Plaza Bolívar: Se encuentra ubicada frente a la catedral, en el centro histórico de la ciudad, entre las calles Federación y Palmasola. Espacio urbano con forma de trapecio, ocho ejes y caminerías con brocales que parten de un centro de forma oval en el cual se encuentra una estatua ecuestre de Simón Bolívar. Estas características de la plaza se corresponden con la típica planta en forma de bandera inglesa, usada en otras ciudades del país. En ella hay una distribución simétrica de los elementos naturales (setos pequeños y árboles frondosos de regular altura entre los que destaca un nieto del Samán de Güere plantado en 1986 según reza una placa conmemorativa en su lugar) y los construidos. En torno a ella hay rejas perimetrales elaboradas con hierro forjado. Otra edificación representativa de la ciudad es El Museo Diocesano "Lucas Guillermo Castillo", una vieja casona al estilo barroco, que ya existía en 1.619. Es una de las obras más importantes de la ciudad, ya que guarda en su interior valiosos objetos religiosos, indígenas y de orfebrería que despiertan gran interés al público en general. Este Museo brinda servicio de visitas guiadas con una duración aproximada de 1 hora y 30 minutos. En la misma calle, se encuentra la Iglesia San Francisco, esta fue una de las primeras iglesias de la ciudad, fundada en 1620; reconstruida en 1720 había sido destruida por los piratas ingleses al igual que el resto de la ciudad. Se caracteriza por poseer la torre más alta de la ciudad. Cruzando la avenida Miranda, se encuentra La Cruz de San Clemente, Ubicada en la Plaza San Clemente, es una Cruz elaborada con la madera del cují, bajo cuya sombra se celebró la primera misa en tierra americana el 23 de Noviembre de 1527; en esta Misa fue bautizado el Cacique Manaure con el nombre de Martín Manaure. Al lado de esta cruz se encuentra la Iglesia de San Clemente, construida en 1.538, siendo una de las pocas que aún conserva su nave en forma de cruz. Este templo es tan antiguo como la catedral. Nos relata la historia que en este mismo sitio Juan de Ampíes ordenó construir un templo para este Santo. Fue reconstruida en el siglo XVIII. A poca distancia está se encuentra el Balcón de los Arcaya, una hermosa casona que data del siglo XVIII donde funciona actualmente el Museo de Cerámica y Loza Popular de la Universidad Nacional Experimental, "Francisco de Miranda" (UNEFM), y la Casa de Sol la cual también data del siglo XVIII. Su principal característica es el sol con rostro que tiene en lo mas alto de su fachada. Su importancia histórica radica en que en esta casa se hospedó el Generalísimo Francisco de Miranda cuando trajo por primera vez el Tricolor Nacional el 03 de Agosto de 1806. Actualmente funciona en esta el Registro Principal del Estado Falcón. Luego se encuentra la Casa de las Ventanas de Hierro , Casona colonial, hermosa residencia construida a mediados del siglo XVIII. Se caracteriza por su amplio pórtico de yeso estilo Barroco, además por haber sido la primera que mostró rejas en los ventanales pues en aquella época sólo se hacían de madera. Sus ventanas fueron construidas con el primer material traído a Coro desde Santo Domingo. Actualmente funciona en ella un museo familiar donde se exponen piezas de lencería y mobiliario de la época, entre otros objetos de valor, los cuales fueron utilizados por las honorables familias que han habitado estas históricas paredes. En este museo se ofrece el servicio de visitas guiadas con una duración de 45 minutos aproximadamente.

En este recorrido se encuentra la Casa del Tesoro Una de las casas más antiguas de la zona Colonial. Su construcción data de finales del siglo XVII. Fue morada del primer Obispo de Coro Don Mariano de Talavera. Debe su nombre a que en su interior existe un túnel que se comunica con el resto de las casas la zona colonial, el cual era utilizado para guardar las pertenencias de los habitantes de la ciudad en las épocas de los saqueos y guerras Civiles. A un lado de la Catedral, está una de las primeras construcciones modernas de la ciudad: La Casa de las 100 Ventanas, su principal característica son sus cien ventanas de hierro, 89 por fuera y 11 por dentro. A unos cuantos pasos está el Paseo Talavera, que ampara al Balcón de los Senior o Balcón de Bolívar, casa donde se hospedó el Libertador en su paso por Coro, el 23 de diciembre de 1.826. Actualmente funciona allí el Museo de Arte Contemporáneo de Coro. Al frente se encuentra el Museo "Alberto Henríquez", de la Universidad Nacional Experimental, "Francisco de Miranda", que aún alberga una de las primeras sinagogas del continente.

En el casco histórico encontramos el Paseo Talavera, el cual ha sido a través de la historia de Coro, un espacio urbano de gran referencia entre sus habitantes. Es una caminería de aproximadamente 100 m de largo por 20 m de ancho. A sus lados se encuentran el edificio Cantv, el Museo Alberto Henríquez, el Museo de Arte Contemporáneo, el Cine Teatro Miranda, la casa natal del Doctor Albert Smith y una serie de casas coloniales en donde funcionan hoy diversos comercios. También se encuentra el Paseo Alameda: ubicado en la Calle Falcón, Zamora, entre calle Ampíes y Federación. Este es un corredor peatonal de unos 200 m de longitud y 50 m de ancho, a cuyos lados se encuentra la dirección de Turismo, las oficinas de los Tribunales, negocios de artesanías, restaurantes y diversos locales comerciales. Su piso es de caico y a lo largo de su recorrido presenta tres hileras de bancos y abundantes árboles y esculturas. El paseo Alameda es muy visitado los fines de semana y en temporada vacacional, especialmente en diciembre, pues en él se celebra la feria del pesebre.

En la ciudad de Coro se encuentran El Parque Nacional Médanos de Coro, uno de los paisajes desérticos más importantes de Venezuela. El acceso principal a los Médanos de Coro es a través de la avenida Independencia, atravesando el Paseo Monseñor Iturriza. Fue declarado Parque Nacional el 6 de Febrero de 1974. Abarcan una extensión de 91.280 ha, de las cuales 42.160 son de tierras continentales y más de 49.120 de superficies marinas. Se dice que los médanos se formaron por la acción constante de los vientos alisios que soplan por lo general de este a oeste, causando un proceso erosivo de mucho tiempo. La arena de los médanos al desplazarse se va acumulando en montones formando dunas, que constantemente cambian de forma por su movimiento continuo.
Estas dunas resguardan piezas cerámicas, artefactos de piedra, conchas y restos de alimentos, vestigios de tiempos prehispánicos. La comunidad de Coro reconoce el valor cultural de las piezas contenidas en este gran yacimiento arqueológico pues les hablan de su pasado y de las huellas dejadas por pobladores que estuvieron en esas tierras miles de años atrás. Este yacimiento arqueológico está ubicado cronológicamente entre los años 900 D.C. y 1600 D.C. En otras zonas de este sitio se han hallado restos de enterramientos humanos que remiten a ritos funerarios asociados a la utilización de materiales de cerámica, como vasijas, jarrones y placas. También se han localizado otros residuos de enterramientos asociados a uso de atavíos, joyas y distintos artificios. Por los hallazgos se presume que este sitio está vinculado con los estilos Dabajuroides, relacionados a su vez con las fases estilísticas Portacelli de Colombia y Coclé de Panamá. También se ha conseguido en otra parte de la amplia extensión de los médanos, restos de antiguos fogones y artefactos líticos.

A escasos 12 km de Coro se encuentra el Puerto de la Vela, declarado patrimonio cultural de la humanidad por la UNESCO en 1993. Este fue el principal puerto de la ciudad de Coro y de la Provincia de Venezuela, donde el Generalísimo Francisco de Miranda izo por primera vez la bandera de Venezuela. Gran parte de su arquitectura original es conservada, las cuales se caracterizan por ser construidas de barro con grandes corredores y patios centrales, entre las que podemos mencionar: Casa de la Aduana y la Iglesia Nuestra Señora del Carmen, que poseen una acentuada influencia holandesa. Desde este punto existe el servicio de Ferry que traslada a los pasajeros hacia las islas de Aruba y Curazao. Su centro histórico fue declarado Monumento Histórico Nacional en 1984, según Gaceta oficial Nº 33.024. La existencia del puerto de La Vela, vinculado con la ciudad de Coro, histórica y funcionalmente, es anterior a la del pueblo que fue fundado en 1781. En ese mismo año don José de Navarrete, administrador de la Real Hacienda, oficia al teniente de Gobernador y juez subdelegado de Intendencia, don José de Bidegaín, enviándole el expediente promovido por el tribunal de Intendencia para establecer la aduana en el puerto, así como para darle inicio a la construcción de un fortín, obras modestas, como lo permitía el estado de las arcas reales en la región.

En la Calle Miranda, prolongación de la calle La Vela-Muacom se encuentra el Parque Monumento a la Bandera construido en 1977, en recuerdo de la llegada del Generalísimo Francisco de Miranda a La Vela en 1806. Está ubicado a la orilla de la playa. En alguna parte del espacio donde fue levantado estaba el Fortín San Pedro, antigua fortaleza que protegía La Vela. Presenta una serie de caminerías que desembocan en una plazoleta circular que contiene el monumento. Una réplica de la bandera original, traída por Francisco de Miranda en 1806, reposa en el interior del pedestal en forma de paralelepípedo cubierto de baldosas de mármol. Sobre éste se eleva una escultura monumental en bronce vaciado que representa a Francisco de Miranda en cuerpo entero y de pie. También tiene una gran asta en la que ondea el pabellón nacional. Alrededor de la plazoleta hay jardineras formando semicírculos y astas con diferentes banderas. Presenta también bancos empotrados. Este lugar es visitado frecuentemente como sitio de esparcimiento. También se ha conservado como sitio ideal para realización de actividades educativas, actos culturales y conmemorativos. Actualmente se adelantan gestiones para hacer exploraciones arqueológicas en el lugar con el objeto de evaluar los indicios que remiten a los tiempos en los que el Generalísimo Francisco de Miranda tocó La Vela.

En el Malecón del Puerto de La Vela, frente a la plaza La Antillana, en las cercanías de la playa, se encuentra la Antigua Aduana o Casa Antillana , construida en el año 1879. Forma parte del centro histórico. Es la edificación más resaltante de La Vela y ocupa toda una manzana. Esta edificación permite inferir la importancia de la incorporación de Venezuela en el comercio mundial a finales del siglo XIX.

También en el Malecón del puerto de La Vela, frente a la plaza La Antillanase dentro de la poligonal del centro histórico de La Vela, se encuentra la Iglesia Nuestra Señora del Carmen, declarada Monumento Histórico Nacional según Gaceta oficial Nº 26.320 del 2 de agosto de 1960.

A 9km de la ciudad de Coro, en uno de los márgenes de La avenida Intercomunal Coro-La Vela, se encuentra el Jardín Xerófito Dr. León Croizat, lugar de Observación que alberga más de 50.000 especies xerófitas de todos partes del mundo, siendo el único en su estilo en Latinoamérica. Desde el 1 de octubre de 1972, día en el cual se inaugura, brinda un espacio para la recreación y el esparcimiento, y a la vez ofrece una variada muestra de la flora regional. Es el producto del tesón y el esfuerzo del Dr. León Croizat (Turín, 1894 - Coro, 1982) y de su esposa Doña Catalina de Croizat, quien lo dirigió hasta su muerte. Constituye una alternativa para el conocimiento de la vegetación local. También es un sitio novedoso para los turistas. Es por ello que lleva su nombre, quién en vida fuera uno de los más eminentes científicos que hayan trabajado en Venezuela.

 

 

Custom Search