Guia Viajes Virtual Venezuela
Estado Carabobo

Guía de Viajes del Estado Carabobo

Turismo en el Estado Carabobo, Atracivos Turísticos del Estado Carabobo, División Político Territorial del Estado Carabobo

Buscar Hoteles en Venezuela

Buscar Hoteles en el Estado Carabobo
Buscamos y Comparamos las Mejores Ofertas de Hoteles en todas las Mejores Páginas Webs de Viajes para ayudarte a encontrar tu Hotel Ideal en el Estado Carabobo
Mejor Precio Garantizado.

 

 

guiaviajesvirtual.com - Venezuela - Estado Carabobo - Puerto Cabello

Puerto Cabello - Estado Carabobo

Puerto Cabello es un puerto natural que debe su nombre a la quietud de sus aguas, donde se podría "amarrar un barco con un cabello". Que aunado a las grandes dimensiones de su bahía y su ubicación geográfica al centro de la región centro norte de la provincia hizo que ya para el año 1578 apareciera en el plano de Juan de Pimentel. Está ubicado en el extremo oriental del Golfo Triste, donde se encuentra una faja de terreno de aproximadamente 4 km de ancho que parte de la orilla del mar y llega hasta el lugar conocido como Valle Seco y San Esteban. Y fue seguramente esta condición la que en el siglo XVI indujo a los españoles a escoger el lugar para construir un gran puerto. Durante la Colonia Puerto Cabello creció gracias a la Compañía Guipuzcoana, que dio el empuje necesario a su desarrollo convirtiéndolo en punto fundamental del comercio. De esta bahía, último reducto de españoles en Venezuela, salía el cacao, el café, el algodón y el índigo hacia las islas holandesas. Hoy en día sigue siendo el primer puerto marítimo del país.

 

 

En el periodo colonial se ratifica su importancia cuando en las tierras bajas situadas al occidente de Puerto Cabello vinculadas con las vegas de los ríos Goaigoaza y Morón, así como los valles situados al este como Borburata y Patanemo, se asentaron grandes haciendas cacaoteras cuya producción era aprovechada preferentemente por los extranjeros a través de la exportación por Puerto Cabello, derivando el poblamiento y fortificación del lugar. El puerto generó tal movimiento económico que en 1734 se instaló la Compañía Guipuzcoana iniciando el monopolio comercial con la Capitanía General de Venezuela. El asentamiento de esta compañía trajo la radicación de vascos y posteriormente vinieron ciudadanos ingleses, alemanes e italianos, quienes construyeron las principales residencias y casa comerciales. Adicionalmente la existencia de valles cacaoteros obligó a la introducción de mano de obra negra en calidad de esclavos que venían por el puerto en barcos de las compañías negreras desde las Antillas, los cuales constituían la población más numerosa del lugar.

Con el tiempo las antiguas haciendas se transformaron en centros poblados fundados por negros como Borburata, Patanemo y Goaigoaza, así como también cumbes o asentamientos de negros alzados como Canoabo, Morón y Urama, poblaciones que existen hoy día con marcadas características mestizas. A principios del siglo XIX este puerto se había convertido en la plaza mejor defendida de la Capitanía General de Venezuela.
Durante la guerra de independencia, guerras federales y aun entrando el siglo XX ha sido uno de los escenarios más codiciados por los diversas fuerzas enfrentadas por el poder en virtud de su importancia estratégica para el país. En la segunda mitad del siglo XIX fue dotado de vía férrea que enlazaba el puerto con Valencia y posteriormente en el siglo XX fue fortalecida hasta llegar a Barquisimeto. Hoy sigue siendo uno de los puertos más importantes de Venezuela, por la cantidad de carga que moviliza para exportación y por permitir el ingreso al país de los insumos y materias prima para la industria de la zona centro occidental del país. En su territorio se encuentran buenos terrenos aluvionales, ya que en sus 10 km de costas desembocan los ríos Aguas Calientes, San Esteban y Goaigoaza. En estos terrenos se pueden extraer piedras de canteras y coralinas, aparte de madera de sus montañas. En sus adyacencias se ubica la refinería de petróleo El Palito, la sede de la Base Naval Agustín Armario que custodia el Castillo Libertador, diques y astilleros, laindustria del papel, antigua Venepal, y otras.

El Centro histórico de Puerto Cabello, es una zona declarada de Valor Histórico según la Gaceta Oficial nº 31.209 del 4 de abril de 1977 que establece sus límites por el norte, partiendo de un punto de la intersección de las calles 24 de Julio y Zea, en la esquina noroeste de la plaza Flores, a lo largo de esta última hasta su intersección con la calle Comercio. Por el este, a lo largo del eje de la calle Comercio hasta su intersección con la calle Colón. Luego continúa a lo largo de ésta hasta su intersección con la calle Anzoátegui. Recorre toda la calle Anzoátegui hasta que se conecta con la calle Salom en la esquina sureste. Parte de este punto en sentido oeste por el eje de la calle Salom hasta llegar a la mitad de la manzana o cuadra y desde ese punto en línea recta hacia el sur, seccionando las manzanas en dos, se traza una línea recta hasta la calle Ricaurte. Por el sur recorre la calle Ricaurte hacia el oeste hasta su unión con la calle 24 de Julio. Finalmente por el oeste, a lo largo de la calle 24 de Julio hasta su intersección con el punto original de partida.

Históricamente Puerto Cabello ha sido considerado en diversas etapas el puerto comercial y militar más importante del país. Según investigaciones, luego de la llegada de los colonizadores a tierras venezolanas el puerto natural de lo que luego se convirtió en la ciudad actual de Puerto Cabello era usado por piratas y contrabandistas para el tráfico de productos manufacturados o de materias primas. Esta situación se controló luego de la instalación en la zona de la Compañía Guipuzcoana en 1728. En 1730 comenzaron las construcciones del Castillo San Felipe, los muelles, almacenes, la iglesia y demás instalaciones que facilitaran el comercio y la urbanidad de la zona, originalmente denominada Puente Adentro. Este espacio fue creciendo y fortificándose, de acuerdo a los planes del ingeniero e investigador Pedro José Olavarriaga y los ingenieros militares Juan Amador Courten y Juan Baltasar Gañangos Lascari A finales del siglo XVIII, cuando desapareció la Compañía Guipuzcoana, los habitantes de Puerto Cabello comenzaron las gestiones para que la misma fuera declarada ciudad, hecho que ocurrió en 1811 cuando las autoridades de la Primera República le concedieron el título con el nombre de San Juan Bautista de Puerto Cabello.
Durante el siglo XIX la ciudad vio como se le practicaban remodelaciones sustanciales como la demolición de los muros que la protegían y otros cambios con la finalidad de satisfacer las necesidades de la época. De ese período es la entrada en funcionamiento del ferrocarril y la ampliación de la ciudad hacia el oeste. Las características de ciudad portuaria de Puerto Cabello son palpables al observar la ordenación de sus calles más antiguas, pues todas parten de la zona donde estaban los antiguos muelles y conducen a las instalaciones de la Compañía Guipuzcoana.

Sus calles son largas, estrechas y sinuosas, conjugándose armónicamente con las construcciones residenciales del siglo XVIII, en las cuales destacan los balcones en las fachadas y sobre los patios internos para contrarrestar las condiciones climáticas del Caribe. Muchas de las viviendas que se construyeron en esa época y el siglo XIX tenían dos niveles, uno de los cuales, por lo general el inferior, era destinado a actividades comerciales y el superior para residencia, inmuebles donde destacan la influencia antillana en los detalles decorativos de los mismos. Esta zona representa la defensa de legados y tradiciones que signan la identidad actual de los porteños.

Puerto Cabello es una ciudad rica en historia y posee innumerables sitios de Interés Historico como son:

El Monumento al Espíritu Guerrero; Obra escultórica que representa el alma de lucha, tesón y trabajo de los carabobeños.
La Calle Los Lanceros; Esta hermosa calle, típicamente colonial, se ubica en la parte vieja de Puerto Cabello. Calle que existe desde sus inicios como ciudad portuaria y que muestra características que la asemejan a las calles españolas por su estrechez, sus pisos revestidos con piedras de mar, canto rodado y por las características arquitectónicas de las fachadas que se alinean con sus aceras, rodeadas de grandes construcciones de gran valor histórico, nos recuerda la vieja Andalucía, con un puente que une dos balcones. Allí aún existen hermosas casas de arquitectura colonial, que mantienen vivo el esplendor de entonces y las acciones heroicas del ejército patriota. En el pasado se conocía como la calle Morian pero desde 1923 adquirió su actual nombre. Forma parte de la Zona de Valor Histórico de Puerto Cabello, Fue declarada Patrimonio Histórico Nacional en Gaceta Oficial nº 31.209 del 4 de abril de 1977. Recibe el nombre de los valientes lanceros de José Antonio Páez, quienes desfilaron por ella luego de tomar la ciudad en 1813.
La Iglesia El Rosario; Donde rindió su espada el General Sebastián Calzada en 1823 y donde oró en 1827 Bolívar en su última visita a Venezuela, fue construida en 1735. La fachada actual y el interesante campanario de madera único en el país, data del siglo XIX.
Iglesia Catedral de San José; Comúnmente llamada "El Templo Nuevo" se ubica dentro del centro histórico de Puerto Cabello en la Calle Anzoátegui, fue construida sobre las ruinas del cuartel realista Valencey. Algunas fuentes afirman que se inició su construcción en el año 1859 y otros en 1730 por iniciativa de la Compañía Guipuzcoana, aunque nunca se logró su conclusión definitiva a pesar de haberse reiniciado esos trabajos en varias oportunidades, la última de ellas en 1939. El proyecto de construcción original fue diseñado por el ingeniero Alberto Lutowski (1809-1871) como una basílica de tres naves con cúpula en crucero con dos torres en la fachada, con estructura de piedra para que estuviese a prueba de temblores. En su interior presenta dos líneas de columnas estriadas de estilo corintio con capiteles, concebidas para que soportara un techo que no se fabricó de acuerdo al proyecto sino que se hizo uno con estructura metálica cubierta de asbesto, mientras que la torre del campanario, construida posteriormente, se sitúa superpuesta en la esquina noreste. Sobre el presbiterio se hizo una cúpula metálica que desfavorece el diseño y la armonía general del templo. Las numerosas intervenciones que ha recibido la estructura han desvirtuado considerablemente el proyecto original, por ello en 1996 se inició un proceso de restauración a cargo del Estado para la reconstrucción del techo y las demás áreas colapsadas. Fue declarada Monumento Histórico Nacional por la Gaceta Oficial nº 26.320 del 2 de agosto de 1960.
Sede de la Alcaldía del Municipio Puerto Cabello: Este inmueble originalmente estaba destinado a ser la cárcel municipal, sin embargo fue adaptado después de construido para que sirviera de sede a la alcaldía del municipio. En su ubicación ocupa una extensa área y su fachada muestra líneas de reminiscencias neoclásicas. Internamente se organiza en torno a un patio central circundado por galerías que conducen hasta sus diversas dependencias. Fue construido con técnicas tradicionales a base de mampostería de piedra frisada, con puertas y ventanas de madera, metal y vidrio. El edificio es de dos plantas y techo de tejas rojas construido en 1875. Representa el poder de organización de la comunidad así como su autoridad máxima. Se ubica dentro de la Zona de Valor Histórico de la ciudad de Puerto Cabello, declarada Monumento Histórico Nacional en Gaceta Oficial nº 31.209 del 4 de abril de 1977.
La Casa de la Compañía Guipuzcoana: Ubicada en el perímetro de la Zona Histórica de Puerto Cabello, fue declarada Monumento Histórico Nacional en la Gaceta Oficial nº 31.526 el 11 de julio de 1978. Forma parte del conjunto de edificaciones que fue construida por la Compañía Guipuzcoana para facilitar el comercio con la Capitanía General de Venezuela a partir de 1728. Su construcción data de 1734 y se presume que inicialmente tenía un uso mixto: para operaciones comerciales en la parte baja y como residencia en la superior. Su diseño está muy influenciado por la arquitectura vasca, con características sencillas, de acuerdo a las funciones para la cual fue construida, y que ha servido para varios propósitos, entre ellos el de sede de la compañía de comercio marítimo y aduanero, vivienda del general José Antonio Páez, sede de la aduana marítima y desde 1995 funciona como sede de la biblioteca Fundación Ramón Díaz Sánchez.
La Plaza El Águila; "El Aguila" es en realidad un cóndor de bronce con las alas extendidas en vuelo, símbolo de la libertad, remata una columna de bronce, fue erigido en memoria de los ejecutados y los otros miembros capturados de la expedición de Miranda en 1806. Teatro de la Opera: De estilo neoclásico. Fue construido por la municipalidad en 1878, siendo réplica del Teatro Municipal de la habana. Es un Monumento Nacional.
El Castillo de San Felipe o Libertador; Ubicado en la Calle 24 de Julio, Enclavado dentro de la moderna Base Naval, constituye la última fortaleza de Venezuela que estuvo en manos de los españoles. Es una Estructura colonial de carácter militar que fue declarada Monumento Histórico Nacional según la Gaceta Oficial nº 27.876 el 29 de octubre de 1965. El diseño estuvo a cargo del ingeniero Juan Amador Courten en 1733, pensado para que fuera una estructura de base pentagonal con dos baluartes y una cortina que se unía con dos medios baluartes. Fue construido por la Casa Guipuzcoana con el fin de resguardar la mercancía de los piratas que merodeaban por el Mar Caribe. Tiene mucha historia. Su pérdida el 30 de junio de 1812 desencadena la caída de la Primera República; fue el último bastión de los realistas aún después de la Batalla de Carabobo; y durante la dictadura de Juan Vicente Gómez, albergó a un buen número de enemigos del gobierno. Aún hoy se pueden leer en las paredes, mensajes de los prisioneros de esa época. En 1737 recibió una remodelación a cargo del ingeniero Juan Gayangos quien quitó la cortina y agregó tres baluartes, estructura que se ha mantenido hasta ahora. Consta de dos plantas y un patio de armas amplio rodeado de murallas de piedra de coral con un espesor de cinco metros dentro de las que se encuentran incrustadas algunas bóvedas. En ese patio están las ruinas de la casa del castellano y el hospital, mientras que el segundo nivel estaba destinado a las acciones bélicas, desarrolladas sobre las murallas. En este nivel se observan troneras empleadas para sacar los cañones hacia el mar, aparte de merlones. Otra estructura amurallada es el hornaveque, ubicado al norte del edificio donde destacan dos medios baluartes. Esta fortaleza la circunda un foso de agua atravesado por un puente levadizo que llega hasta el acceso principal. En 1974 se iniciaron procesos de restauración en el castillo para quitar las construcciones hechas en el período de gobierno del general Juan Vicente Gómez, quien usó el inmueble como prisión.
El Fortín Solano; Es una estructura militar de finales del siglo XVIII declarada Monumento Histórico Nacional el 29 de octubre de 1965, según la Gaceta Oficial nº 27.876. Está ubicado en el cerro El Vigía, donde fue construida una primera etapa del fuerte entre 1767 y 1771 concebido por el capitán general de la provincia José Solano y Bote y diseñado por el conde Roncali. El proyecto se continuó en el año 1778 bajo la dirección del ingeniero militar Agustín Crame. El fuerte tiene forma triangular, con muros de piedra de 15 metros de altura y un foso seco que está protegido por una muralla que cierra el lado sur del mismo. Fue ubicado estratégicamente para vigilar y proteger puntos de gran valor para las ciudades de Puerto Cabello y Valencia, como el río San Esteban y el Camino de Carabobo, donde se encontraban grandes piezas de artillería. Su uso militar duró hasta mediados del siglo XX. Es una referencia visual e histórica de Puerto Cabello. Fue la última fortificación colonial levantada en Venezuela. Fue en esta pequeña construcción sobre un empinado cerro que dominaba la ciudad, donde Zuazola, el verdugo de tantos patriotas durante la guerra de independencia, fue ejecutado. La leyenda dice que su fantasma vaga por los alrededores.
Quinta Villa Vincencio: Ubuicada en la Calle principal de San Esteban. Edificación de dos plantas, que mezcla los aspectos neoclásicos y neobarrocos de la arquitectura, fue concebida como casa de campo formando parte de la hacienda San Esteban la cual forma parte actualmente del Parque Nacional San Esteban. Está ubicada entre el río San Esteban y la carretera principal, rodeada de frondosos árboles y abundante vegetación. Fue construida en 1894 para Julio Stürup, que luego de pasar por otros propietarios fue adquirida en 1929 por el general Vincencio Pérez Soto, de quien adopta su actual nombre.

 

 

Custom Search